Después de las garantías: La importancia del OpEx sobre el CapEx para la energía solar fotovoltaica

Las instalaciones fotovoltaicas modernas de gran escala tienen un objetivo único y global: optimizar la producción durante una vida útil exitosa y rentable de 30 años o más.

Tradicionalmente, las herramientas que ayudan a los operadores, inversores, promotores y EPC a evaluar la rentabilidad a largo plazo y el coste total de propiedad de estos proyectos eran difíciles de encontrar o no existían. Ahora, hay formas probadas de prever y aplicar estrategias orientadas al menor coste nivelado de la energía (LCOE).

Salir de la concepción tradicional, centrada en el CapEx, es la clave. Si la mayor parte del enfoque de un proyecto se dirige a reducir el gasto inicial, quedan sin respuesta preguntas clave. ¿Qué pasa si, después de la garantía, falla un seguidor? ¿Qué impacto tienen los gastos de explotación en la rentabilidad a largo plazo?

La historia del desarrollo de la energía solar fotovoltaica a gran escala está plagada de proyectos que se centraron en los gastos de capital y pusieron mucho menos énfasis en los gastos de explotación. Esto ha dado lugar a unos costes de operación y mantenimiento (O&M) más altos de lo previsto, a una menor eficiencia de la planta, a una menor capacidad de recuperación ante desastres y a una menor rentabilidad.

La selección de los socios adecuados -y del seguidor solar de un eje correcto- puede eliminar estos resultados negativos.

 

Cómo los seguidores líderes de un solo eje ahorran dinero a los proyectos a largo plazo

Existe una idea errónea en torno a los seguidores solares de un solo eje de alta calidad, como el Array DuraTrack® HZ v3: como son líderes del sector en calidad y rendimiento, también deben serlo en cuanto a gastos, sobre todo de capital.

De hecho, lo cierto es lo contrario.

Array contrató a RINA Consulting para que actuara como ingeniero independiente y realizara una evaluación comparativa de los costes de por vida de las arquitecturas de seguidores de un solo eje más populares.

RINA aprovechó su herramienta de modelización de costes PVTrax®, desarrollada de forma independiente, para preparar un caso de estudio para un proyecto de muestra de 100 MW.

La evaluación reveló que:

  • El valor actual neto (VAN) aumenta más de 1,3 millones de dólares para los propietarios de activos que utilizan seguidores de Array.
  • La arquitectura centralizada de Array reduce el LCOE durante la vida útil de la planta.
  • Los gastos operativos totales a lo largo de la vida útil se reducen en un 42% en comparación con las arquitecturas de filas distribuidas modeladas.
  • La producción de energía se eleva en comparación con los seguidores que utilizan arquitecturas descentralizadas, y
  • Los seguidores en fila presentan unos costes de vida útil del seguidor un 7% inferiores a los de otros seguidores modelados.

Esta mejora del OpEx es fundamental tanto para las plantas fotovoltaicas antiguas como para las de nueva construcción. En el caso de las plantas antiguas, las estrategias de repotenciación y modernización pueden ayudar a aumentar el rendimiento de los activos y compensar los mayores costes de operación y mantenimiento, el aumento de las primas de seguro por la incapacidad de resistir los daños de los fenómenos meteorológicos extremos y la disminución de la producción de energía.

También permite que los proyectos de nuevas plantas se ajusten más eficazmente a las expectativas de vida útil que rodean a los proyectos en el panorama actual de las plantas fotovoltaicas.

 

Cumplir con las expectativas de la vida útil y superar las garantías

Esta concepción a largo plazo es importante de cara al futuro, ya que la definición de la vida útil de las plantas ha superado los periodos de garantía habituales.

José Luis Galo, director técnico de energía solar de RINA, comentó este cambio hacia expectativas a largo plazo en el informe de la consultora.

“Ahora se espera que los activos solares duren más de 30 años”, dijo. “A medida que la industria fotovoltaica se enfrenta a una mayor presión por la reducción de los contratos PPA, las partes interesadas se centran cada vez más en los costes de la vida útil”.

En resumen, esto significa que los proyectos de plantas fotovoltaicas están entrando en un terreno en el que las estimaciones a largo plazo sobre cómo las elecciones de la fase de diseño afectarán al tiempo de funcionamiento, el riesgo, los costes de operación y mantenimiento, las consideraciones de garantía y la rentabilidad de la planta son de primera importancia. Pueden hacer o deshacer la viabilidad de un proyecto.

Los seguidores de un eje son especialmente importantes en estas evaluaciones, ya que, a pesar de que suelen representar entre el 12 y el 15% del gasto de capital de un proyecto de planta fotovoltaica moderno, pueden tener un impacto mucho mayor en las operaciones y el mantenimiento a largo plazo, la fiabilidad y la rentabilidad de lo que sugiere ese porcentaje.

Los seguidores son, literalmente, los “cimientos” de la planta, y los fallos de los seguidores, especialmente en condiciones meteorológicas extremas, afectarán negativamente a otros componentes como los módulos.

Los inversores son puntos principales de fallo, ya que consolidan una gran parte de la energía de CC, pero pueden abordarse con un esfuerzo de reparación específico, ya que la cantidad en toda la planta es baja. Los módulos de nueva generación representan un importante gasto de capital, pero han demostrado una resistencia cada vez mayor.

Los sistemas de montaje, concretamente los seguidores de un solo eje, tienen una cantidad de material aún mayor que los módulos en toda la planta si se tienen en cuenta todas las partes y piezas necesarias, pero no tienen tanto historial operativo. Esto significa que presentan el mayor riesgo de que los activos no rindan lo suficiente, y que deben recibir el compromiso y la atención correspondientes durante la fase de diseño.

 

Póngase en contacto con Array Technologies

La historia del desarrollo de la energía solar fotovoltaica a gran escala apunta a un enfoque abrumador en el gasto de capital de un proyecto, con el gasto de funcionamiento, aunque analizado, en un lejano segundo lugar.

Esto ha tenido una gran influencia en la rentabilidad a largo plazo de los proyectos centrados en el gasto de capital en términos de costes de operación y mantenimiento más altos de lo previsto, eficiencia de la planta, recuperación de desastres de la planta, resistencia al clima y, en última instancia, rentabilidad.

Array se compromete a actuar como un socio de confianza en las primeras fases del proyecto de una planta fotovoltaica para garantizar que sus elecciones en la fase de diseño y los dólares de CapEx apoyan la misión moderna de ampliar la vida útil de estos proyectos a 35 años o más.

Para saber más sobre cómo los seguidores de un eje de Array contribuyen a esta misión, descargue el informe RINA hoy mismo.