Agenda de energía solar de Estados Unidos para 2050: Nuestra lista de deseos para hacerla realidad

Agenda de energía solar de Estados Unidos para 2050

El gobierno de Biden anunció recientemente el objetivo de producir el 45% de la energía estadounidense a partir de fuentes solares para 2050. Para dar algo de perspectiva, actualmente la energía solar no llega al 4% de la red eléctrica estadounidense, pero se ha acelerado a un ritmo récord en la última década.

El Departamento de Energía (DOE) esbozó un plan para acelerar y alcanzar estos ambiciosos objetivos, proyectando que la instalación de energía solar tendría que duplicarse en los próximos cuatro años, y luego duplicarse de nuevo para 2030. Dicho de otro modo, eso significa instalar 30 gigavatios al año de capacidad solar de aquí a 2025, y otros 60 GW al año entre 2025 y 2030.

Esto puede parecer desalentador, pero el sector de la energía solar sigue creciendo a un ritmo vertiginoso. Para alcanzar estos ambiciosos objetivos, tenemos que hacer algo muy distinto de lo hecho hasta ahora.

 

Objetivos de energía ambiciosos: ¿se pueden alcanzar?

Tras analizar el estudio DOE Solar Futures, creemos que la energía solar podría llegar a representar el 45% de la generación total de electricidad en EE.UU. en 2050. Con una gran advertencia: no se puede llegar a esa cifra sin energía solar a gran escala. Esta conclusión también se apoya en el informe del DOE. En otras palabras, la energía solar en los tejados por sí sola no será suficiente.

Esto no pretende restar importancia a la energía solar en los tejados: apoyamos todas las formas en que la energía solar puede alimentar al mundo con energía limpia. Pero para hacer el cambio masivo a la energía limpia y pasar a un escenario más neutro en carbono, los despliegues solares a gran escala serán una necesidad. Y el precio de la energía solar ha bajado un 70% en los últimos 10 años, lo que la convierte en una forma cada vez más atractiva y eficiente de desplegar energía limpia. Una declaración sobre la energía solar respaldada por el gobierno no es suficiente para hacerla realidad.

Habrá muchos retos y se necesitarán esfuerzos hercúleos como la inversión federal y un cambio político importante. Por desgracia, el dinero y la política no serán suficientes. El aumento de la capacidad solar a gran escala requerirá una increíble coordinación con las empresas de servicios públicos, los inversores privados y públicos, los reguladores, etc.

Incluso con todos estos retos, las posibilidades de una energía limpia y barata y, en última instancia, la oportunidad de reducir sustancialmente las emisiones de carbono para 2050 son reales, y un futuro que nos entusiasma. Al ver lo que es posible para la energía solar, hay acciones esenciales que deben tomarse para despejar el camino para los desafíos a corto y largo plazo que se avecinan.

El anuncio de la administración de Biden fue un titular que nos entusiasmó leer, pero que debe ir acompañado de acciones complementarias para impulsar el cambio. He aquí nuestros seis deseos para hacer realidad los objetivos solares de 2050:

  1. Creación de un entorno normativo y de incentivos estable para que la industria pueda asumir compromisos de financiación y capital a largo plazo.
  2. Mejora de la anticuada red eléctrica para que haya menos interrupciones y se suministre energía constante a los hogares y las empresas de todo Estados Unidos.
  3. Agilización de los permisos para la energía solar, de modo que los nuevos emplazamientos puedan identificarse y desplegarse más rápidamente.
  4. Inversión en tecnologías de almacenamiento de baterías que ayuden a estabilizar la producción de energía.
  5. Desarrollar relaciones comerciales productivas con fabricantes de módulos internacionales para que haya diversidad en la cadena de suministro.
  6. Despliegue de los créditos fiscales. Reuters informó de que más de 700 empresas solicitaron la ampliación a largo plazo de un crédito fiscal para la inversión en energía solar en cartas recientes al Congreso: esta ampliación “aliviaría los retos de financiación de los proyectos” y haría más factible el desafío que tenemos por delante.

 

Una historia americana

En Array, nos enorgullece saber que el crecimiento de la energía solar significa un aumento de los puestos de trabajo estadounidenses. El crecimiento de una economía de energía limpia creará decenas de miles de puestos de trabajo para los estadounidenses. Solo en 2020, más de 230.000 estadounidenses trabajaron en el sector solar en más de 10.000 empresas de todos los estados de Estados Unidos. En 2020, la industria solar generó más de 25.000 millones de dólares de inversión privada en la economía estadounidense.

La energía solar está creciendo y sigue dando grandes cifras. Y Array es una empresa con sede en Estados Unidos, con capacidad de fabricación en ese país y con una importante base de suministro estadounidense. Estamos entusiasmados con las posibilidades de que la economía de la energía limpia cambie la cara de la huella de carbono de la nación y cómo transformará las oportunidades para los trabajadores estadounidenses.

Con más de 30 años de historia desarrollando el hardware y el software solar más innovador del mundo, hemos aprendido que la energía solar no está ligada al resultado de unas elecciones o a la aprobación de una ley. La tecnología solar ya no es un experimento incipiente. Se ha convertido en un sector que está superando a otros modos de generación de electricidad y que mejora cada día.

Hoy sabemos que la velocidad de la puesta en marcha de la generación de energía es más rápida con la energía solar, en comparación con la eólica, el gas natural y la nuclear. Y si tenemos en cuenta la constancia en el suministro de energía y la estabilidad de la producción, la energía solar también sale ganando.

 

El final solo es el comienzo

Tenemos que acabar con la idea de que la energía solar es una moda o un punto de debate partidista. La energía solar a gran escala es un motor económico, un neutralizador de carbono, un creador de empleo y un productor de energía eléctrica como ningún otro.  La energía solar ofrece una forma de influir significativamente en el cambio climático de una manera que es financieramente beneficiosa para las empresas de servicios públicos, económicamente viable y segura para los usuarios y respetuosa con el medio ambiente para el planeta.

Aunque hay muchos retos por delante para la adopción y ejecución del futuro de la energía solar, mantenemos la esperanza. Si nos buscan, estaremos por aquí siguiendo al sol… y entusiasmándonos por convertir la visión en realidad.

 

Vea más sobre nuestra opinión sobre el plan de energía solar Biden 2050 en este clip de Cheddar News